Ya disponible para Kindle en Amazon

La fábula del hombre de negocios y el pescador


PUBLICIDAD: Ya puedes comprar Principios para una vida mejor, de Alex Cumas
ingresos pasivos, autoayuda, ganar dinero, hacer dinero, autosuperación

Disponible para Kindle en Amazon aquí
Disponible para dispositivos Android en Google Play aquí


Un hombre de negocios decidió marcharse de vacaciones para desconectar de todo, relajarse y cargar las pilas. Cogió un avión con destino a un remoto país, y luego se dirigió a un pequeño pueblo de pescadores. Estuvo observando a la gente de aquella población durante unos días, y se fijó en que había un pescador en concreto que parecía ser la persona más feliz y satisfecha del pueblo. Este hecho despertó la curiosidad del hombre de negocios, así que un día se acercó al pescador y le preguntó qué hacía cada día.
El hombre le explicó que, cada mañana, después de levantarse, desayunaba con su mujer y sus hijos. Luego sus hijos se iban a la escuela, él se iba a pescar y su mujer se dedicaba a pintar. Pescaba unas cuantas horas, y volvía a casa con pescado suficiente para las comidas de la familia. Después, dormía la siesta. Más tarde, tras la cena, él y su mujer salían a dar un paseo por la playa y contemplaban cómo se ponía el sol mientras sus hijos se bañaban en el mar.

El hombre de negocios estaba atónito.

- ¿Usted hace esto cada día? -le volvió a preguntar.
- Sí, casi todos los días -respondió el pescador-. A veces, también hacemos otras cosas, pero, en general, sí, ésta es mi vida.
- ¿Y consigue pescar peces cada día? -preguntó a continuación el hombre de negocios.
- Claro, -le contestó el pescador-, aquí hay muchos peces.
- ¿Y podría pescar más peces de los que lleva a casa para su familia? -insistió el hombre de negocios.

El pescador le miró un buen rato, le dedicó una gran sonrisa, y le respondió:

- ¡Por supuesto! A menudo pican muchos más, pero los devuelvo al agua. Es que verá, a mí me encanta pescar.
- ¿Y por qué no pesca durante todo el día, y consigue tantos peces como le sea posible? -le preguntó el hombre de negocios. -Así, podría venderlos y ganar mucho dinero. Enseguida, podría comprarse otra barca, y más adelante una tercera, y los empleados que tuviera también pescarían montones de peces. Al cabo de un tiempo, podría montar una oficina en una ciudad importante. Y dentro de diez años, le aseguro que estaría dirigiendo su propia empresa internacional de distribución de pescado.

El pescador sonrió nuevamente.

- ¿Y por qué tendría que hacer todo esto? -preguntó el pescador.
- Por el dinero, naturalmente -replicó el hombre de negocios-, Si lo hiciera, ganaría mucho dinero y podría retirarse.
- ¿Y qué haría cuando me hubiese retirado? -le preguntó ahora el pescador, aún con la sonrisa en los labios.
- Pues, supongo que podría hacer lo que quisiera -dijo el hombre de negocios.
- ¿Podría, por ejemplo, levantarme y tomar el desayuno con mi familia?
- Sí, supongo que sí -repuso el hombre de negocios, un poco molesto al ver el poco entusiasmo que su idea suscitaba en el pescador.
- Y, si quisiera, como me gusta tanto pescar, ¿podría pescar unas cuantas horas cada día? -prosiguió el pescador.
- No veo por qué no -le contestó el hombre de negocios-. Es probable que entonces ya no haya tantos peces, pero alguno quedará.
- Y después de pescar un rato, ¿podría pasar las tardes con mi mujer, paseando por la playa y contemplando la puesta de sol, mientras nuestros hijos juegan y se bañan en el mar? -preguntó el pescador.
- Claro, podría hacer todo lo que quisiera. Aunque, por esa época, sus hijos seguramente ya serán mayores -le respondió el hombre de negocios.

Finalmente, el pescador sonrió a aquel hombre, le dio un cordial apretón de manos, y le deseó buena suerte en su propósito de relajarse y cargar las pilas.

Extracto del bestseller de John P. Strelecky, ¿Por qué estás aquí?

5 comentarios:

  1. Me pregunto: ¿Habrá reflexionado el hombre de negocios????Hummmmm
    Me gustó mucho, al igual que tu blog.
    Cariños

    ResponderEliminar
  2. Interesante post, pero para un blog que bien podria llamarse "no te hagas rico" o "el dinero no es tan importante" etc.
    Contradicción no?

    ResponderEliminar
  3. esta bien que haya gente que se conforme con poco o que no necesite más, por el tendrá mas facil encontrar la verdadera felicidad.

    saludos

    http://dalecalor.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Thank you, Your writing has helped me,,
    i like this blog,,
    By Lose Weight Fast

    ResponderEliminar
  5. Esta fábula me encanta, muchos workaholics deberían leerla e implementarla, no es algo fácil pero es algo que debemos tener en cuenta... muy bueno tu blog.

    ResponderEliminar